18 de octubre de 2020

cuento de octubre

 

INTERDIMENSIONAL

 

de Carolina Rueda Nieto

 

 


Ilustración de Rawromero

 

 

La noria se parecía en todo a las de feria pero  en lugar de canastos panorámicos ofrecía   carros antiguos: para solteros, familiares y algún modelo de competencia. La velocidad parecía fundamental para los viajes a otra dimensión. La rapidez no era unidimensional y  se dieron cuenta que actividades anodinas como  la noria, el salto de lazo, y las marchas de los autos en el tráfico, con su mansa continuidad, interceptaban las velocidades lumínicas que nos  atraviesan. La relatividad abrió la puerta del instante y solo necesitaron un par de siglos para los viajes Flecha  basados en el corto circuito interdimensional. No calcularon el tema social ni el desborde de lo cuántico: si antes en una sola dimensión las dobles vidas se repetían, con los viajecitos crecían los enredos. El nivel inquietante de energía, provocó que los blancos del Flecha se tornaran en agujeros negros. Nadie calculó lo impensable de una eterna trasmutación de dimensión en dimensión. Mundos paralelos habitados por objetos móviles inanimados mientras la vida  viaja presa de la fuerza tangencial  infinita, sin tregua.

 


CAROLINA RUEDA

Desde hace 32 años trabajo la narración oral  en dos aspectos: Su aspecto artístico y su carácter de estrategia de gestión y desarrollo en ámbitos  educativos,  públicos,  y empresariales. Me gradué en Literatura  y tal vez por eso la búsqueda constante por  contar lo que leo. Como artista realizo adaptaciones, obras derivadas  y versiones libres, de autores de la  literatura universal y de relatos de tradición oral  del mundo. Participé como profesora invitada en programas de español como segunda lengua y de literatura, educación a distancia y artes escénicas, en universidades de Estados Unidos, España, Perú, Chile y Colombia. En mi calidad de  gestora y programadora,  coordiné desde 1990 hasta el 2012,  la muestra de cuenteros del Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá, y Empalábrate, Encuentro Nacional de cuenteros universitarios, desde 1996 hasta 2001 con las universidades del país. A lo largo de mi carrera profesional he realizado más de  2400 funciones para  todo público.

Si quieres saber más de ella entra en su blog

 


RAWROMERO

Dice Pablo que “cuando la realidad resulta aburrida los pinceles y la imaginación pueden transformar cualquier tedio soporífero en una experiencia memorable, aunque se exprese con una sutil sonrisa”.                                                                                      

Si quieres saber más de él entra en su Instagram.

8 comentarios:

Elvira Sanchez-Blake dijo...

Un micro relato unívoco e inquietante donde se mezclan teorías de la relatividad y la cuántica con la imaginación y la fantasía de la sencillez.

Pacho Centeno: 30 años de cuentos dijo...

Yo quiero un billete de esa noria y bajarme en otro mundo. Este se me hace cada día menos divertido.

Unknown dijo...

El miedo a las alturas no me han permitido ni siquiera intentar subirme en una noria, pero si me dices dónde encuentro esa que describes te juro que superó mi miedo.

carocvuentera dijo...

Pacho te la llevo!!!!

carocvuentera dijo...

Generosa y amplia siempre bella Elvira

carocvuentera dijo...

Sufrimos lo mismo!!!pero también a veces no hago caso

Carlos Mediavilla dijo...

Gracias, querida Carolina, por esta invitación al viaje que nos recuerda, que con noria o sin ella "la vida viaja presa de la fuerza tangencial infinita, sin tregua."

Mar Amado dijo...

No paré de sonreír y eso que el relato marea...delicia de trampolín. Desde la inmovilidad de la incertidumbre que habitamos por fuerza... la vida viaja en tu noria con otra fuerza. ¡Gracias Caro! ¿Me das un boletito?