25 de mayo de 2016

cuento de mayo

EL CRECEPELO EFICAZ

de Ernesto R. Abad



Ilustración de Polak

         Arturo se levantó con dolor de cabeza. Había dormido mal. Le atormentaba la caída del cabello. No soportaba su imagen. Evitaba verse reflejado en los escaparates, en los baños públicos, en los cristales de los coches. ¡Cada mañana menos pelo!
Cuando se fue a lavar la cara y se miró en el espejo del baño gritó asustado. Delante de sus ojos asombrados se reflejaba un mundo fantástico. Tenía un jardín en la cabeza en lugar de pelo.
Recordó que había soñado con botánicos y selvas. Lo despertó un fuerte olor a flores, un persistente murmullo de arroyos y un desordenado canto de pájaros salvajes.
Las semillas que le habían recomendado como crecepelo habían hecho efecto.


ERNESTO R. ABAD
Ernesto es licenciado en Filología Hispánica y Francesa. Su vida laboral oscila entre el aula y la escena para narrar. Ha realizado estudios teatrales además en Francia, Italia y Túnez. Ha trabajado el teatro como director y como autor, destacando las versiones y adaptaciones del teatro clásico español tanto a la escena teatral como a la narración oral. Ha asistido a numerosos festivales como director de sus propios textos o como narrador oral, destacando Argentina, Hungría, Francia, Alemania, Puerto Rico, Túnez, Colombia o Brasil, entre otros, y la participación durante más de siete años en el Festival de Teatro Clásico de Almagro.

Si quieres saber más sobre él entra en este enlace.


POLAK (Juan Fernández)
Diplomado en Ilustración en la ESDIR de Logroño (La Rioja – España), ciudad que le vio nacer y donde tiene instalado su router. Allí garabatea, mancha pinceles y convierte archivos de modo RGB a CMYK. Las acuarelas, los rotring y los lápices ocupan la mayor parte de su trabajo, aunque le atrae profundizar en muchos estilos y campos de la profesión. Pero por encima de todo ha dibujado sin motivo ni objetivo por el simple placer de dibujar, explorando nuevas técnicas y disfrutando de perderse por los bosques de la ilustración.

Si quieres saber más sobre él entra en este enlace

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Precioso cuento!!!

Elvira Novell dijo...

Me encanta el "surrealismo mágico" de Ernesto Rodríguez Abad. Su imaginación logra crear un buen número de mundos construidos con palabras.

Elvira Novell

Jefatura SU dijo...

Con un cazamariposas como única arma, coges aquí un lote de palabras, allá un sentimiento, más lejos algo de magia y lo guardas todo en una gran coctelera. Después de agitarlo enérgicamente, lo que cae en los vasos de chupitos es auténtica literatura...
Y así con todo lo que escribe Ernesto.

Marta López. dijo...

Una vez me dijeron que me cuidara de los que saben escribir, pues tienen el poder de enamorarte sin siquiera tocarte... y aquí me hallo, enamorada de nuevo.
Hay mucha magia en la ilustración; inroduce al lector en un escenario mágico que sorprende por la increíble sintexis del cuento.
¡Un trabajo MARAVILLOSO!

Maruchy Hernández dijo...

Las semillas dela imaginación si que hacen efecto en los lectores de los cuentos de Ernesto Rodríguez Abad.
Gracias por sembrar palabras