24 de enero de 2021

cuento de enero

 

MINUETO

de Charo Pita 

 


Ilustración de Elena BerSán

 

Para Alba Alegría el tiempo no pasaba en minutos sino en minuetos, por eso no lo medía con reloj sino con un tocadiscos cuya aguja marcaba sus pasos en los surcos oscuros del vinilo. De su vida cuentan que fue una coreografía perfecta de cariño y coraje hasta que la vejez la abrazó con ternura y se la fue llevando, sin hacerle perder ni una vez el ritmo.  

 


CHARO PITA

Charo Pita nació a la edad de seis años, cuando terminó de leer su primer libro. Y desde entonces recorre La calle del puchero haciendo Magia y dando las Gracias a todo el que quiere leer un libro o escuchar sus historias.

                                                                                      

Si quieres saber más de ella pincha aquí

 


ELENA BERSÁN

Mi vida comenzó un día en diciembre de 1964, mi pasión por el dibujo, los collages, pintura, modelado, diseño, figurinismo, ........ comenzaron en mi infancia, siempre supe que camino quería tomar.

En una etapa anterior a la actual, trabajé como profesional en diferentes sectores, diferentes puestos y responsabilidades, siempre en departamentos creativos, disfruté mucho, adquirí experiencia, y aprendí mucho, hasta que un día todo cambió, desapareció esa forma de vida, y comenzó una nueva etapa, la más creativa de todas. 

 

Así nació hace 14 años, Elena BerSán, la más libre... me encanta aprender cosas nuevas, soy curiosa, pasional, revoltosa, divertida, casera, amante del baile y la música, orgullosa de mi familia y mis buenos amigos/as, un poco cascarrabias, antiWhatsApp, una artista que simplemente disfruta de la vida. Me siento privilegiada de poder disponer de mi tiempo, cada día agradezco y disfruto del privilegio de trabajar con mis manos realizando lo que mi cabeza crea, todo ocurre en el pequeño atelier privado, El Taller del Cabo, un espacio creativo donde realizo diferentes proyectos. Está situado en el rincón más al sureste junto al Mediterráneo que encontré cuando regresé a mi tierra de origen ............. y ocurrió algo muy hermoso, me reencontré con mi gran amor. 


26 de diciembre de 2020

cuento de diciembre

 

¿MAGIA?, ¡JA!

de Carmen Fernández Calvet

 

Ilustración de Sandra Prim

 

 

¡Qué nervios! No hacía más que mirar por la ventana esperando poder ver a los tres Reyes Magos, con sus trajes, con sus camellos y, sobre todo, con sus regalos.

 

Al día siguiente se despertó allí, pegado a la ventana. Se había dormido y no se había enterado de cuando entraron los Reyes Magos. Miró debajo del árbol y sólo vio un pequeño sobre con su nombre. Lo abrió corriendo y leyó: “Ve al baño, y mira al espejo”.

En cuanto se vio, decidió unirse a Papá Noel, ¿regalarle un corte de pelo? Eso no era magia ni nada, eso lo hacía su madre todos los días en el trabajo y mucho mejor que ellos.

 

 


CARMEN FERNÁNDEZ

O Carmen Légolas como también se la conoce en esto de los cuentos. Y es que Carmen cuenta y cuenta mucho. A veces cuenta bajito como para no despertarte, como para que el silencio te arrulle. A veces cuenta cantando o con todo su cuerpo y la historia de desboca, y la escucha también. Esto de contar suele hacerlo con Manuel Castaño o Manuel Légolas.

                                                                                      

Si quieres saber más de ella pincha aquí

 


SANDRA PRIM

Sandra es una artista multidisciplinar tanto a nivel plástico como encima del escenario. Su formación va desde la ilustración a la construcción y manipulación de títeres hasta la narración oral o el clown.

Una aventurera incansable en lo que se refiere a la investigación en territorios creativos, profesional implicada en cada proyecto que elige.

 

Si quieres saber más sobre ella entra en su web

16 de noviembre de 2020

cuento de noviembre

 

BALANCE, MARKETING Y BRANDING.

 

de Filiberto Chamorro

 

 

Ilustración de Malagón

 

Vivía en un pequeño pueblo apartado. Cada vez que alguien fallecía, él era el encargado de ir en su burro al carpintero del pueblo vecino a encargar una caja. Su lema “ningún muerto sin ataúd”

El camino era largo y complicado y, cada vez que hacía una entrega a la familia que la necesitaba, las quejas de la tardanza le abrumaban, ¡no era buena publicidad para su negocio!

Decidió ir encargando cajas y así tener stock. La buena esperanza de vida unida a la falta de espacio para almacenar el género hizo que completara su negocio “buscando” clientes para sus ataúdes.

En aquel pequeño pueblo la población menguaba hasta que sólo quedó él y una caja.

Grabó con una gubia un mensaje en la tapa. Se metió y allí quedó bajo las palabras: “ningún muerto sin ataúd, ninguna caja sin su mortaja”.

 


FILIBERTO CHAMORRO

Nació como cuentacuentos al principio de los tiempos, a través de la memoria popular de las historias de su abuelo. Hoy camina, respira, siente, sueña cuentos populares, tradicionales y de autor. Relatos que comparte, en sesiones para todos los públicos, allá donde haya almas dispuestas a escuchar y a disfrutar del placer de la palabra.                                                                       

Si quieres saber más de él entra en su web.

 

MALAGÓN

José Rubio Malagón, alias "Malagón" soy humorista gráfico natural de Alcalá de Henares, Publico mis viñetas de opinión en diversos medios de comunicación y soy autor de varios libros de humor gráfico que recogen mi trabajo.

No te pierdas su último libro, “Dando la nota” prólogo de  Isabel Coixet y epílogo de Pablo Carbonell.

Si quieres saber más de él entra en su Instagram

18 de octubre de 2020

cuento de octubre

 

INTERDIMENSIONAL

 

de Carolina Rueda Nieto

 

 


Ilustración de Rawromero

 

 

La noria se parecía en todo a las de feria pero  en lugar de canastos panorámicos ofrecía   carros antiguos: para solteros, familiares y algún modelo de competencia. La velocidad parecía fundamental para los viajes a otra dimensión. La rapidez no era unidimensional y  se dieron cuenta que actividades anodinas como  la noria, el salto de lazo, y las marchas de los autos en el tráfico, con su mansa continuidad, interceptaban las velocidades lumínicas que nos  atraviesan. La relatividad abrió la puerta del instante y solo necesitaron un par de siglos para los viajes Flecha  basados en el corto circuito interdimensional. No calcularon el tema social ni el desborde de lo cuántico: si antes en una sola dimensión las dobles vidas se repetían, con los viajecitos crecían los enredos. El nivel inquietante de energía, provocó que los blancos del Flecha se tornaran en agujeros negros. Nadie calculó lo impensable de una eterna trasmutación de dimensión en dimensión. Mundos paralelos habitados por objetos móviles inanimados mientras la vida  viaja presa de la fuerza tangencial  infinita, sin tregua.

 


CAROLINA RUEDA

Desde hace 32 años trabajo la narración oral  en dos aspectos: Su aspecto artístico y su carácter de estrategia de gestión y desarrollo en ámbitos  educativos,  públicos,  y empresariales. Me gradué en Literatura  y tal vez por eso la búsqueda constante por  contar lo que leo. Como artista realizo adaptaciones, obras derivadas  y versiones libres, de autores de la  literatura universal y de relatos de tradición oral  del mundo. Participé como profesora invitada en programas de español como segunda lengua y de literatura, educación a distancia y artes escénicas, en universidades de Estados Unidos, España, Perú, Chile y Colombia. En mi calidad de  gestora y programadora,  coordiné desde 1990 hasta el 2012,  la muestra de cuenteros del Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá, y Empalábrate, Encuentro Nacional de cuenteros universitarios, desde 1996 hasta 2001 con las universidades del país. A lo largo de mi carrera profesional he realizado más de  2400 funciones para  todo público.

Si quieres saber más de ella entra en su blog

 


RAWROMERO

Dice Pablo que “cuando la realidad resulta aburrida los pinceles y la imaginación pueden transformar cualquier tedio soporífero en una experiencia memorable, aunque se exprese con una sutil sonrisa”.                                                                                      

Si quieres saber más de él entra en su Instagram.

22 de septiembre de 2020

cuento de septiembre

 

MANDARINAS

 

de Ana María Caro

 


 

Ilustración de Ana María Caro

Los niños jugaban a quitar cada uno de los pelitos blancos de los gajos de las mandarinas, intentando adivinar qué figura se formaría al dejarlos caer sobre las frescas baldosas. Las mandarinas quedaban olvidadas a su lado, porque las historias que surgían del suelo eran mucho más interesantes. 

Las hormigas, azuzadas por el calor de la hora de la siesta, recogían la fruta, felices y en silencio. Poco a poco iban ganando terreno. Al final terminaron jugando a adivinar qué figura se formaría con los restos de los niños, cuando terminaran de quitar cada uno de los pelitos de diferentes colores de las superficies de sus cuerpos.


ANA MARÍA CARO

Cuento cuentos porque crecí con ellos, no en balde mi abuelo los escribía, y muy bien por demás. Un día me puse y resultó que no se me daba mal inventarlos, así que seguí su saga. 

Otro día un personaje me pidió un cuerpo, y entonces se lo hice de fieltro y telas viejas. Y como personaje y yo quedamos felices con el resultado, cogí un pincel y le hice un retrato. Desde entonces creo y cuento y doy cuerpo y cara a ratones y gusanos y camaleones y esqueletos... y a hormigas. Muchas hormigas. Como las de esta pequeña historia. 

Si quieres saber más de ella entra en su web

19 de agosto de 2020

cuento de agosto

 

SIN PRISA

 

de Elia Tralará

 

Ilustración de Luca Mendieta

 

Nunca he sido precoz. No tuve ninguna prisa por salir de la barriga de mi madre y nací con casi seis kilos de peso a punto de cumplirse los diez meses de embarazo. Cuando las niñas de mi edad comenzaban a correr, yo apenas gateaba y no pronuncié ni una sola palabra hasta los siete años.

Los dientes de leche se me empezaron a caer a los diez y hasta los quince largos no me hice mujer.

Cuando mis amigas iban ya por el tercer hijo, yo estaba perdiendo la virginidad. Fui madre primeriza con cuarenta y dos, y entré en los sesenta sin canas ni arrugas.

Ahora tengo ciento cuatro años, un novio octogenario y unas gafas nuevas para no perder el trazo en las clases de pintura. Ninguna de mis amigas de juventud está ya en este mundo. Y yo sigo sin prisa, ninguna prisa por irme.

 

ELIA TRALARÁ

Mi gusto por las historias y los escenarios se remonta a mi infancia en un diminuto pueblo de la Castilla profunda. Después de estudiar, dar algunos tumbos laborales y empezar en esto de la narración oral escénica por pura afición, en 2008 di el salto y empecé a dedicarme a ello de forma profesional. Luego estudié interpretación en Escuela de Teatro de Mar Navarro y Andrés Hernández (2013-2015) y narración oral en los talleres de narradores/as como Quico Cadaval, Carolina Rueda, Paula Carballeira... Lo demás, lo he ido aprendiendo sesión tras sesión. Y ahí sigo, aprendiendo y disfrutando cada día más de este oficio. Soy socia de la Asociación de Profesionales de la Narración Oral en España (AEDA) y de la Asociación Madrileña de Narradores Orales (MANO). 

 

Si quieres saber más de ella entra en su web

 

LUCA MENDIETA

Nací en 1982 pero me echan 27 años aunque esté más calvo que un huevo y más arrugado que la rodilla de un elefante. Soy ilustrador y diseñador gráfico, lo que quiere decir que paso mucha hambre y me conozco todas las frases para dar penita en el metro. De niño inventé un submarino de madera para fletarlo y tripularlo por mi en el río Henares pero nunca lo llegué a construir. Los siguientes años están un poco borrosos. No sé qué más contar, ah, sí, no vayáis nunca a Noruega, es un asco de país.

Soy fundador de los estudios de diseño e ilustración Tremebundo Studio, Psiconautica Studio, Polimorfica Studio y Suzumi Graphics. Buscadme en instagram o pereced.

                                                                                      

Si quieres saber más de él entra en su web o en su Instagram.

 

23 de julio de 2020

cuento de julio


YA NO ME CALLO POR UN BESO

de Mar del Rey


Ilustración de Silvia Alberdi


Ya no me callo por un amor donde no cabe mi voz.

Me quité la máscara, me pinté los labios, me salé los sueños, me bailé despacio. Ahora me enredo en el vuelo de las golondrinas, persigo las pelotas perdidas en los parques, me columpio entre la ropa tendida.
Ahora digo te quiero cuando quiero.

Ya no me callo por un beso. Ya no me callo por escuchar un nosotros donde no cabe mi voz. Y antes de salir a escena me coloco la pajarita al cuello para volar bien  alto. Por  último, la  chistera   y  salgo.  Los ojos  muy  abiertos, el mundo en mi mirada.


MAR DEL REY                                    
Me gusta compartir historias. Me fascina jugar y los juegos de palabras y las palabras como juego... Escribo y cuento mis propias historias, también otras que me llegan y me emocionan.
Dirijo Te cuento a gotas un podcast de entrevistas, literatura, noticias de estos tiempos y de otros, e historias de cine.
En cuentos participo en Historias de 10 contadas de cine cada domingo contando e improvisando relatos de cine siempre con un narrador invitado.

Si quieres saber más de ella entra en su web


SILVIA ALBERDI
Dicen que empezó a pintar antes que a hablar, y sus compañeras de colegio la recuerdan como esa niña que siempre estaba dibujando en clase. Hija y nieta de artistas, creció entre pinturas, cámaras de fotos y caballetes. Varios años en Tokio le sirvieron para adquirir esa atmósfera delicada que es el eje central de su obra. Escritora e ilustradora, cuenta con varias publicaciones y menciones, sobre todo en el campo de la literatura infantil.  Actualmente reside en San Lorenzo de El Escorial donde ha ubicado su estudio y desarrolla su proceso creativo.

Si quieres saber más de ella entra en su web o en su Instagram.

1 de julio de 2020

cuento de junio


DULCE DE MEMBRILLO

de Estibi Mínguez



Ilustración de Lourdes Quesada



Al vaciar la casa de sus abuelos encontraron en la despensa un buen acopio de la carne de membrillo que elaboraba la “abu”.
Durante estos más de dos años  la niña ha disfrutado de cada bocado de membrillo. Cada vez que abría un tarro y cortaba un trozo, se trasladaba a la cocina de su abuela. Oía su voz. Volvía la inocencia.
Hoy, en silencio, se lleva el último trozo de membrillo a la boca y sus ojos se le llenan de lágrimas.



ESTIBI MÍGUEZ
Soy storyteller.  Narro cuentos, principalmente en inglés, allá donde quieran oír mis sesiones y habitualmente a público infantil y familiar.
Soy un profesional de la palabra en constante evolución y mientras veo por dónde me lleva el camino de la palabra me lo paso pipa en cada sesión que cuento. Soy narrador profesional desde el año 2012 y miembro de AEDA.

Si quieres saber más sobre él pincha aquí.

LOURDES QUESADA
Estudié bellas artes a la vez que me formaba y trabajaba en animación sociocultural. Fue así como me di cuenta de que me encantaba trabajar a través del arte con niñ@s y jóvenes. Llevo desde entonces más de veinte años impartiendo talleres artísticos que he ido compaginando con trabajos de ilustración y maquetación, algunos en la editorial Palabras del Candil de la que soy socia. Actualmente también trabajo como docente en el área artística en la Facultad de Ciencias de la Educación de la UAH.

Si quieres contactar con ella puedes hacerlo en esta dirección de correo electrónico
lourdes_mandala@yahoo.es

28 de mayo de 2020

cuento mayo


OVEJA DESCARRIADA

de Manuel Castaño


Ilustración de Fran Insua


Cuando el pastor dejó salir a las ovejas del redil estas se sintieron alegres. Desentumecieron las patas, movieron los cencerros, airearon las lanas y salieron a pastar. Las más jóvenes corretearon hasta lo alto del risco. Las más ancianas bailaron en el valle y comieron hierba fresca. Las que habían parido durante el encierro mostraban el mundo por primera vez a sus recién nacidas. Todas eran felices. Todas menos una. Había una intranquila, la que seguía pensando en el pastor y el lobo. Sin duda alguna, aquella era una oveja descarriada.



FRAN INSUA
Fran Insua es narrador oral, dibujante y diseñador gráfico.
Cursó estudios de delineación, diseño gráfico, grabado calcográfico y serigrafía artística en las Escuelas de Artes de Sevilla y Santiago de Compostela.
Desde 2001 comienza a narrar historias y a diseñar actividades que aúnan las artes plásticas y su amor por  los álbumes ilustrados para el público infantil.

Si quieres saber más de él pincha aquí o entra en su Instagram, o en su FB

MANUEL CASTAÑO
O Manuel Légolas como también gusta llamarse en esto de los cuentos. Colecciona Caperucitas, tiene un hijo que dice que es su única historia con final feliz, y ahora le ha crecido la barba. Es cosa extraña, dice. Un día dejó de afeitarse y los pelos que hace años se escondieron bajo su calva ahora afloran en su cara.

Si quieres saber más de él pincha aquí.

15 de abril de 2020

cuento abril 2020


AGUARDAR

de Eva Andújar


Ilustración de Neus Caamaño


Lo reconozco, soy un desastre guardando cosas.
Ya sabes que es inútil preguntarme dónde guardé el recibo para devoluciones y que nunca  encuentro la cartera. Eso por no hablar de las llaves en el bolso...
No sé guardar silencio y mucho menos un secreto.
Me cuesta guardar la calma, la compostura y no tengo ni idea de lo que es el buen recaudo.                                           ­
Por mucho que lo intento, te prometo que me es imposible nadar y guardar la ropa.
¿Y en serio hay días de guardar? ¡¿Pero dónde los metéis?!
Así que no me pidas que guardemos las distancias, porque es lo que más quiero perder.
Prefiero aguardarte. Eso sí lo puedo hacer.



EVA ANDÚJAR
Dice mi madre que desde pequeña  mis excusas siempre tuvieron inicio, nudo y desenlace.
Dice que se sentaba antes de preguntarme cómo me había ido el día, porque raro sería que no hubiese tenido tres pruebas que superar.
Dice que nuestra casa era fresca porque al viento le costaba un buen rato llevarse tanta palabra.
Y dice que tardé 30 años en darme cuenta de lo que todo el mundo ya sabía... que era una cuenta cuentos.

Si quieres saber más de ella pincha aquí.


NEUS CAAMAÑO
Nací en un pequeño pueblo de la provincia de Girona en 1984. Ahora soy sevillana de adopción. Después de graduarme en Bellas Artes entré en la escuela de artes y oficios Francesca Bonnemaison, donde la ilustración me cautivó por ser un lenguaje perfecto a medio camino entre la creatividad y la comunicación. Principalmente, desarrollo mi trabajo en los campos de la ilustración publicitaria y el álbum ilustrado. Mi línea profesional se complementa con la impartición de talleres de creatividad y expresión plástica destinados al público infantil.

Si quieres saber más de ella pincha aquí.

18 de marzo de 2020

cuento marzo 2020


SOLO DE GATITO NEGRO

de Ana Cristina Herreros



Ilustración de Daniel Tornero


Una mañana gatito negro salió de casa con mamá gatita y papá gatito y se encontró con los hombres verdes que llevan fusil.
Los hombres verdes dispararon a mamá gatita y a papá gatito y le preguntaron al gatito negro dónde vivía abuelo gatito. Gatito negro los llevó. Pensó que querían ir a jugar con sus fusiles. Y así fue: jugaron a matar con abuelo y abuela gatito. Y gatito negro se quedó sin mamá, sin papá, sin abuelo, sin abuela, y sin jugar.

Ahora va todos los días a una casa grande donde hay más gatitos negros y solos que llegan por la mañana y les dan leche caliente. Ninguno juega.
Se sientan y se toman la leche, luego se limpian los bigotes y las patas.
Sus garras negras ya comienzan a asomar.



ANA CRISTINA HERREROS
Nació en León y dice que su abuela callaba cuentos. Así que pronto aprendió a escuchar el silencio y a querer a los que no tienen voz. Tanto que se puso, años después y ya emigrante en Madrid, a hacer una tesis doctoral sobre la literatura de los que ni escriben ni leen. Y así, investigando en la tradición oral, fue a dar con los cuentos y empezó a contar. Y desde hace casi veinte años no calla. Después la voz se le hizo letra y comenzó a escribir. Primero en Siruela y más tarde en su propia editorial, Libros de la Malas Compañías.

Si quieres saber más de ella pincha aquí.

DANIEL TORNERO
Es ilustrador, docente y sobre todo es narrador. Le encanta contar y lo hace con su voz desnuda o con papeles y lápices que siempre le acompañan. Como ilustrador, trabaja en la Revista de Ipad DON, y es el director de arte, diseñador e ilustrador de la editorial Libros de las Malas Compañías.

Si quieres saber más de él pincha aquí.

10 de febrero de 2020

cuento febrero 2020

IN MEMORIAN


100 PARAULES

de Llorenç Giménez


Ilustración de CARLOS ORTIN


La mestra havia demanat als seus alumnes que escrigueren un text de cent paraules al voltant de l'ofici de fuster. En posar-se a corregir els treballs, en va trobar un que deia:
         “L'altre dia, mon pare va traure les seues ferramentes de fuster i es posà a serrar i clavar coses de la casa. Primer es va fer un arrap amb la serra, poca cosa; més tard es va pegar una martellada als dits.
         Fins ací hi ha unes cinquanta paraules; les altres cinquanta no les puc escriure, perquè són les que va amollar mon pare”.

Publicado originalmente en "Nous acudits de Llorenç". Edit. Bromera.

El pasado mes de mayo compartimos vida con Llorenç en el festival de Altea. Allí charlamos, paseamos, contamos y reímos. Y además quedamos en que escribiría un cuentito para Atrapalabras. No pudo ser. 
Nos pareció que podíamos rendir un homenaje al narrador y maestro recuperando algún cuento suyo ya publicado. Y así ha sido. Gracias a la inestimable colaboración y gestiones de Carles Cano; y a la generosidad de Carlos Ortin y la editorial Bromera.


LLORENÇ GIMÉNEZ
EL MAESTRO QUE SONREIA
Llorenç Giménez era un maestro que sabia contar. Había heredado la gracia de su padre y ese talento natural, que tienen los Buenos, lo utilizó primero en las escuelas en las que trabajó y después en escuelas, bibliotecas, plazas y casas de cultura de todo el País Valencià y más allá. Su repertorio era básicamente la literatura popular: Cuentos tradicionales, trabalenguas, adivinanzas, anècdotas,  leyendas... Escribió una veintena de libros con esos temas. Era una persona buena, siempre con la sonrisa puesta y con el humor por bandera. Se despidió haciendo llorar de pena y de risa a sus amigos.
Carles Cano, febrero de 2020.



CARLOS ORTIN
Carlos Ortin vive en Valencia, es ilustrador y pontificador ocasional, misántropo de salón y poseedor de un potente servicio al ping-pong. En la actualidad dirige el curso de ilustración de la escuela ESAT y está muy contento con un juego de la oca que ha diseñado para el cuento "El sueño del caracol" editado por Thule.